Nueve consejos para que tu video sea más convincente

30 May, 2018 EYCOM 0 Comment

A menudo cuándo las empresas deciden crear videos, el primer impulso es convocar a los máximos ejecutivos, sentarlos en la sala de juntas y grabarlos hablando sobre los proyectos de su compañía. ¿Es esa la mejor manera de compartir sus mensajes con clientes y leads? ¿Es eso algo que realmente a ti te gusta ver? A continuación te presentamos nueve trucos para que tu video sea más recordado por la audiencia.

Ten en cuenta a la audiencia.

Tu video. ¿Está dirigido a los empleados que conocen la terminología de la industria o es un video explicativo para nuevos clientes? El entrevistado debe saber quién va a ser su público por lo que debe saber qué términos y registros utilizar.  Si intentas usar un video para explicar cómo funciona tu producto o tu servicio, debes hacerlo, no solo de una manera interesante o creativa, sino que también debes explicarlo en términos simples y encontrar alguien que sepa cómo traducir todo ese material, a menudo técnico, al lenguaje cotidiano.

Acierta con los protagonistas.

Aunque la tendencia podría ser incluir una larga lista de altos ejecutivos en el video, es importante encontrar a un empleado de rango inferior para contar la historia de la compañía. Busque personalidades fuertes que transmitan apasionadamente los mensajes e ideas clave que su compañía desea compartir.  A veces, las empresas deben darse cuenta de que  el máximo ejecutivo no es necesariamente la persona que debe estar frente a la cámara sino alguien con una buena historia detrás y ganas de contarla.     

Hazlo fácil, por favor.

Cuantas más personas incluyas en un video, menos personas recordarán de qué se trata porque los mensajes se diluyen. Hay videos que están muy bien filmados y editados, y eso tiene su valor, pero a veces no se recuerda el mensaje clave porque había mucha gente que lanzaba muchas ideas desde muchos lugares diferentes. Eso es ruido. Lo mismo con las cifras, datos o gráficos. ¿Realmente crees que la gente va a entenderlos?

Ve allí dónde está la acción.

Las salas de juntos y las oficinas, habitualmente, no son el lugar ideal para las entrevistas en video. Idealmente deberías grabar tu video en el entorno activo en el que las personas trabajan (fábricas, laboratorios, locales comerciales…) incluso puedes desplazarte a las instalaciones de tus clientes.

Atrae al espectador.

Las organizaciones deberían considerar el video como una forma de captar la atención de posibles clientes y de sus clientes. Debe ser algo similar a cómo un titular de una noticia en otros soportes capta la atención de un lector y atrae a los lectores a leer la historia. El video debe resaltar un mensaje principal y luego dirigir a los espectadores a lugares que brinden información adicional, como un sitio web o una publicación de blog.

 Planifica.

A menudo, no elaboramos un guion porque queremos que nuestro video sea una cosa lo más auténtica posible… No es tan raro que en muchas empresas, los responsables de crear un video, entrevisten al primero que pasa por allí. No son formas. Debemos prepararlo como si de una reunión importante se tratara. Una buena entrevista no es una maratón de 30 minutos tras la cual ya decidiremos qué sale de interés en la edición posterior. Debe ser algo conciso donde el entrevistado debe estar familiarizado con lo que le vas a preguntar.

 Incluye testimonios. 

Los terceros contentos con nuestro producto o servicio son los mejores prescriptores posibles. A veces no es tan fácil encontrar a un cliente dispuesto a hablar bien, los proveedores no cuentan, por lo que te recomiendo que anticipes la búsqueda de ese testimonio positivo a bastante antes que la grabación. Habla con ellos con suficiente tiempo para explicarles cómo pueden ayudarte y para que reserven espacio en su agenda. Y no te quedes en uno solo, crea y amplía la lista de gente que hable bien de ti.

 Edita correctamente y piensa en el soporte.

Edita de manera limpia y sencilla, sigue el orden establecido en el guión y no quieras introducir giros finales ni mensajes, a veces más propios de películas de suspense que de vídeos corporativos. Del mismo modo la postproducción hace milagros. Pero es cara y a veces no es suficiente. El trabajo correcto debe hacerse durante el rodaje.  Por otro lado, muchos visionados de tu video se harán en dispositivos móviles. Obvia planos generales y grandes encuadres. Cierra el plano.    

No te desvíes del objetivo principal.

Con la emoción a lo mejor tu CEO se cree que el video es para él. No es así. Es sobre la empresa. Por otro lado muchas empresas consideran que en sus videos deben aparecer el máximo de personas posibles, argumentando que no quieren excluir a nadie y justificando la inversión realizada. Nada de eso, el objetivo que buscamos es transmitir un mensaje o dos a lo máximo y que el espectador los retenga.