Haz crecer a tu marca a través del comunicación corporativa visual

6 tips para hacer crecer a tu marca a través de la comunicación corporativa audiovisual

14 March, 2019 EYCOM 0 Comment

La puesta en marcha de una estrategia de comunicación corporativa audiovisual no requiere un gran presupuesto. Los procesos de producción, edición, postproducción y distribución del contenido audiovisual están a la altura de cualquier organización, ya sea gran corporación o pyme. Lo que sí es importante es priorizar los objetivos y obtener un proceso de planificación que nos permita conseguirlos. El estudio Video Marqueting Strategy, tras entrevistar a 280 profesionales del marketing de diferentes países y sectores extraía entre sus primeras conclusiones la falta de estrategia de vídeo marketing, la falta de contenidos atractivos y en tercer lugar la falta de presupuesto. Por ello, las principales fases en el diseño e implementación de una estrategia eficiente de comunicación corporativa audiovisual pasan por:

  1. ¿Qué va a aportar el vídeo a nuestra empresa u organización? En función de su actividad hay qué pensar qué contenidos funcionarán con su nicho de mercado, target, y qué puede aportar el audiovisual a otros contenidos comunicativos. ¿Qué les interesa a nuestros clientes? ¿Qué puede aportar el vídeo cómo valor añadido? La estrategia debe estar clara para poder así obtener el resultado que buscamos.
  2. ¿Qué estilo de vídeo queremos producir? Dependerá de nuevo del target, es un colectivo que trabaja 8 horas en una oficina o son instaladores que están con sus móviles en diferentes espacios. ¿Qué tono emplearemos? Serio, formal, distendido, cercano… En cuanto a su duración, un minuto para los vídeos informativos, un poco más para los tutoriales y si estamos hablando de campañas publicitarias no más de 10 minutos pensando siempre en formatos más cortos para realizar portadas y teasers.
  3. ¿Cuál será el formato adecuado? Si lo que queremos es incrementar el afecto hacia nuestra marca tal vez lo más recomendable sería una campaña publicitaria. Si buscamos información, tal vez lo idóneo serían vídeos de branded content informativos, tutoriales o determinados vídeos de producto.
  4. ¿Dónde vamos a alojar el contenido? Muchas empresas ya tienen canales audiovisuales propios, sobre todo YouTube y Vimeo. ¿Va a ser ese el soporte que utilizaremos? ¿O se alojará en la web de la empresa u organización? ¿O tal vez en sus redes sociales? Junto a las antes citadas, Dailymotion, Wistia y Metacafe ganan seguidores diariamente. Debemos tener siempre en cuenta que el consumo va a ser multiplataforma, de manera que el contenido debe estar pensado para cualquier dispositivo. Junto a ello, social media como Facebook, Twitter o LinkedIn se han convertido en canales importante para lanzar contenido audiovisual.
  5. Recurramos a profesionales. Todo el mundo puede hacer un vídeo. Pero si bien hemos dicho que ya no hace falta mover sumas astronómicas para hacer un producto audiovisual de calidad, sí que conviene busca a alguien a quien le suenen los conceptos de preproducción, producción, postproducción, ajustes de color, iluminación, sonido… Del mismo modo el guion, el storyboard, son elementos muy importantes. Como lo es hacer un pretest con usuarios para confirmar que el vídeo cumple con sus objetivos.
  6. Promoción y evaluación. Las redes sociales nos permiten difundir nuestro contenido audiovisual corporativo conjuntamente o en forma de clips. Podemos incluso crear un teaser, anunciándolo. La evaluación posterior es obligatoria, ver a quién y cómo hemos llegado y averiguar si ha cumplido las expectativas es muy importante. No tiene sentido desentenderse del vídeo y no atender a posibles interacciones y feedbacks, formularios, métricas de visualización, una vez lanzado.

El futuro del video como una herramienta de comunicación corporativa está garantizado. Así lo señalan los propios datos de consumo audiovisual a corto y medio plazo. Las empresas y organizaciones deben apostar por el vídeo en línea como contenido para la red destinado a aumentar la confianza con sus clientes y leads, relacionarse con sus públicos y, por supuesto, darse a conocer e incrementar las ventas. Una herramienta más al pool de estrategias y tácticas de comunicación corporativa.